Siganos en Twitter Siganos en Facebook Directorio de Parroquias Directorio de Clero

RELIGIOSA FUE CONSAGRADA CON EL RITO ORDO VIRGINUM


El 21 de diciembre, a las 11h00, en la Capilla del Seminario San Luis de Cuenca, fue consagrada según el rito del Ordo Virginum, la Hermana Wilburguis Luke Stetzkamp, por el Arzobispo de Cuenca, Mons. Marcos Pérez Caicedo. En la Iglesia Católica, una virgen consagrada, es una mujer que ha sido santificada por la Iglesia a una vida de virginidad perpetua como “esposa de Cristo”.

Las Vírgenes Consagradas, son la imagen de la Iglesia, como esposa de Cristo, y se constituyen en mujeres dedicadas al servicio de Dios en su Iglesia, sin dejar de pertenecer en su entono de vida normal. Esta peculiar vocación femenina es reconocida y valorada en todo el mundo.

Las Vírgenes Consagradas están presentes en todos los continentes y, desde ahora, también en nuestra Arquidiócesis, ofreciendo su propio testimonio de vida en todos los ámbitos de la sociedad y de la Iglesia.

Podemos resumir que es una forma de vida consagrada reconocida por la Iglesia. Su regulación y configuración se contienen en el canon 604 del Código de Derecho Canónico y en el Ritual de la Consagración de Vírgenes promulgado el 31 de mayo de 1970.

Sin embargo, una adecuada comprensión de este carisma de la Iglesia no puede darse sin la referencia a la Tradición de la Iglesia, expresada en la vida de las vírgenes cristianas de los primeros siglos y en los escritos a ellas dirigidos por los Santos Padres –S. Jerónimo, S. Cipriano, S. Ambrosio, S. Agustín, S. Juan Crisóstomo, S. Atanasio–, pues sólo así se entiende con absoluta claridad el significado, características, elementos constitutivos y espiritualidad de esta forma de vida consagrada.

El Orden de Vírgenes comparte con las demás formas de vida consagrada – institutos religiosos, sociedades de vida apostólica, institutos seculares, eremitas– los elementos comunes a todas ellas, expresados en el canon 573.

Pedimos al Señor bendiga la vida y vocación de la Hermana Wilburguis y también que suscite muchas vocaciones más, con su ejemplo, en nuestra Iglesia de Cuenca.


Lcdo. Enrique Vacacela / Periodista