Iglesia de Cuenca Ecuador :: Arquidiocesis de Cuenca
Siganos en Twitter Siguenos en Facebook
Untitled Document


REFLEXIONES


EL PODER DE LAS APARIENCIAS

Diácono Reinaldo Hallo Ulloa

Siempre se ha dicho: “Las apariencias engañan”. Y de acuerdo con las circunstancias, esta expresión varias veces se hace realidad. Cada persona se presenta de la mejor manera en las diferentes actividades de la vida cotidiana. Y cuando se trata de asistir a un compromiso social, a una cita de trabajo, de negocios o simplemente a cumplir con las actividades diarias -a nivel profesional-, se busca presentarse de acuerdo con la ocasión.

Lamentablemente, en el entorno social en el que nos desenvolvemos, muchas veces la forma como se presentan o están vestidas las personas, influye en el trato que reciben. Por ejemplo, en una oficina pública, en un almacén, en una empresa privada o lugares similares, si una persona lleva un traje de etiqueta, un terno elegante o una ropa fina, es atendida con toda la cortesía. Pero si la misma persona se presenta con un vestido común y poco elegante, recibe un trato diferente, como si fuera una persona de “segunda categoría”.

Deja mucho que desear el hecho de que se discrimine a las personas, a veces, hasta por su pobreza. Jesús de Nazaret dijo: “Quien quiera ser el primero sea el último y el servidor de todos”. ¿Por qué entonces nos dejamos guiar por las apariencias, por el poder del dinero, del prestigio y otros bienes pasajeros? Aquí muchas veces, se aplica la máxima: “Tanto tienes, tanto vales”, brindando preferencias a quienes ostentan algún poder y menospreciando a quienes han sido preteridos o explotados por la sociedad. Esa actitud mezquina hace caso omiso a las sabias enseñanzas de Jesús que nos pidió tratar a todos por igual. Él siempre rescató la dignidad de la persona y salió en defensa de los más necesitados; luchó contra las estructuras de poder, de injusticia, explotación y desigualdad, recordando a cada momento que todos fuimos creados como seres iguales y distintos, a imagen y semejanza de Dios.

Fuera diferente si hiciéramos nuestra aquella frase: “Quien no vive para servir, no sirve para vivir” y no nos dejáramos llevar por las apariencias. Que Dios nos ayude a ser mejores personas cada día!
 
       
SANTA SEDE   CELAM   RIIAL   CEE   PASTORAL JUVENIL
DIRECCIÓN: Simón Bolívar 7-64 y Luis Cordero
TELÉFONOS: (593 7) 2847234 / 2847235 / 2831651
FAX : (593 7) 2844436
Siguenos en Facebook
Siganos en Twitter
Si necesita un sitio web visite www.Cuencanos.com