Iglesia de Cuenca Ecuador :: Arquidiocesis de Cuenca
Siganos en Twitter Siguenos en Facebook
Untitled Document


REFLEXIONES


¿Qué es la envidia?

Padre Bolívar Jiménez Álvarez

La envidia es un sentimiento de tristeza o enojo que experimenta la persona que no tiene o desearía tener para sí sola algo que otra posee, por lo que de manera lacónica podríamos decir que “la envidia es el sufrimiento por el bien ajeno”. Un sufrimiento que mezclado con la violencia física o moral es un detonante letal capaz de destruir todo. Recordemos que la humanidad entera ha perdido su rumbo y anda en medio de incertidumbres y sufrimientos por la envidia del demonio, que al verles felices en el paraíso a nuestros primeros padres, los incitó a la desobediencia. La raíz del mal filtrada en la creación buena (porque Dios “todo lo hizo Bien”), está por lo tanto en la envidia del maligno que no cesa de hacer de las suyas con todas las personas y en todo tiempo.

Para los psicólogos la envidia puede tener muchos orígenes, pero lo más destacado de este sentimiento negativo hacia los demás es la misma persona y su forma de ver las cosas en su vida. Generalmente, esta emoción surge debido a que se padecen frustraciones personales, baja autoestima, o a la dificultad de poder conseguir objetivos que se han planteado en la vida. Cuando a otras personas del entorno tienen una mejor condición de vida y esta situación no es aceptada, es allí cuando surge este sentimiento. La inseguridad es otro de los factores que hace que se genere este estado de resentimiento. El anhelar lo que los demás poseen o tener una vida similar a la de otros es una clara muestra de que la persona es insegura y egoísta. Este profundo sentimiento negativo lo podemos observar en ciertas personas que nos rodean, que no son capaces de disfrutar de los buenos momentos en la vida de otros.

¿Qué decir de la llamada “sana envidia”? Sencillamente que no existe, es una falsedad; porque éste sentimiento de por sí negativo esta además colmado de rencor y de malos deseos. Es llamado sí para justificar su perversidad y quedar bien frente a otras personas. El décimo mandamiento de la ley de Dios, exige que se destierre del corazón humano la envidia. Así lo atestigua el C.I.C. en el N° 2538.
 
       
SANTA SEDE   CELAM   RIIAL   CEE   PASTORAL JUVENIL
DIRECCIÓN: Simón Bolívar 7-64 y Luis Cordero
TELÉFONOS: (593 7) 2847234 / 2847235 / 2831651
FAX : (593 7) 2844436
Siguenos en Facebook
Siganos en Twitter
Si necesita un sitio web visite www.Cuencanos.com