Iglesia de Cuenca Ecuador :: Arquidiocesis de Cuenca
Siganos en Twitter Siguenos en Facebook
Untitled Document


REFLEXIONES


¿Inquietud o llamado de Dios?

Seminarista Francisco Cabrera

La vida de un joven está llena de proyectos, sueños, expectativas, ilusiones y sobre todo, una etapa de discernimiento para su futuro, en la cual opta por un estilo de vida concreto. Por ello, esta etapa es muy especial para la misma realización de una persona, porque en ella se definen muchas cosas como su personalidad o su estilo de vida, así como el descubrir los dones que Dios le ha concebido, los cuales son muy importantes para llegar a tener una vida llena de alegría, entusiasmo y dedicación, al realizar una actividad, trabajo o el mismo diario vivir.

Así comenzó mi seguimiento hacia el descubrimiento de mi vocación, con una vida normal como todo joven, llena de sueños y proyectos de vida, pero siempre en busca del mejor camino que pueda tomar para mi futuro. El cual, tenía muy claro que deseaba seguir una carrera en la Universidad, ser Cantautor y por supuesto, tener una Familia. Sin embargo, los planes de uno no son los de Dios y eso lo afirmé con su llamado.

Mi vocación despertó al cantar en las Eucaristías, que con el tiempo me sentía más feliz haciéndolo ahí que en otros lugares, y tener una pequeña cercanía con los grupos de la Iglesia como Juan XXIII, con quienes compartí muchas experiencias, y el mismo hecho de ver el testimonio del sacerdote y de otras personas, me llamó la atención. Después de un tiempo, comencé a sentirme contento dentro de este ambiente de Iglesia y fue el sacerdote quien me invitó a formar parte del apostolado de Cristo.

Luego de aquello, seguía en mi vida cotidiana pensando que fue una simple invitación, lo más curioso es que no dejaba de pensar en ello y por más que me negaba a esa posibilidad, seguía pensándolo. De ahí, surgió mi pregunta: ¿Será que me está llamando Dios o sólo es una inquietud mía? Esta interrogante siempre estaba presente, pero una inquietud es pasajera mientras que el llamado lo afirmaba con una felicidad que sentía cuando estaba dentro de este ambiente de Iglesia, es decir, cada vez que me acercaba o participaba de este cuerpo de Cristo, me sentía muy identificado y cuando iba a casa u otro lado, quedaba un vacío. Entonces, me dije: ¡Quiero hacer más que cantar o estar en un grupo! y fue entonces cuando comencé un proceso para entrar al seminario y poder servir a Dios por medio del sacerdocio.

Con todo ello, lo que más me ha ensañado esta experiencia con Dios es que su planes son perfectos y nosotros, simplemente tratamos de responder a ellos. Sin embargo, hay que saber escuchar su voz en el silencio y estar disponibles a su voluntad. Como joven, tuve tantas expectativas para el futuro y el Señor, en una sola invitación, le dio sentido pleno a mi vida, apartó todo pensamiento mío para hacerme conocer el suyo y afianzó su amor al mío, para poder ser parte de su viña. De tal manera que, este proceso de seminario, para acercarme al ministerio del Sacerdocio, lo vivo con mucha alegría y muy agradecido con Dios por esta oportunidad e invitando a todo joven, que descubra su vocación mediante la voluntad de nuestro Padre.

“Porque, quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí, la encontrará (Mt. 16, 25).”
 
       
SANTA SEDE   CELAM   RIIAL   CEE   PASTORAL JUVENIL
DIRECCIÓN: Simón Bolívar 7-64 y Luis Cordero
TELÉFONOS: (593 7) 2847234 / 2847235 / 2831651
FAX : (593 7) 2844436
Siguenos en Facebook
Siganos en Twitter
Si necesita un sitio web visite www.Cuencanos.com