Iglesia de Cuenca Ecuador :: Arquidiocesis de Cuenca
Siganos en Twitter Siguenos en Facebook
Untitled Document


REFLEXIONES


¿QUÉ ES LA TEMPLANZA?

Padre Bolívar Jiménez Álvarez

La templanza es una virtud moral que nos invita a la moderación respecto de la atracción de los placeres y procura el equilibrio en el uso de los bienes creados. Asegura, además, el dominio de la voluntad sobre los instintos y mantiene los deseos en los límites de la honestidad. Los exper-tos la definen como sinónimo de moderación, sobriedad y continencia. Esta percepción está presente entre los primeros pensadores griegos. Más tarde, Santo Tomás de Aquino, siguiendo a Aristóteles, la estudió como una de las cuatro virtudes cardinales, junto con la prudencia, la justicia y la fortaleza.

La sociedad materialista y utilitaria que nos impulsa a conseguir todo lo que deseamos; el egoísmo que lleva a querer tener y hacer de todo, sin pensar que eso no es lo mejor para la propia naturaleza; el permisivismo que nos deja actuar pasando sobre los derechos de los de-más; el deseo de comodidad que nos lleva a buscar una vida fácil y sin compromiso; la falta de conocimiento de las propias debilidades; el no encontrar a Dios como Fin último de nuestra vida; el no contar con una auténtica fuerza de voluntad; el desorden que nos impide distinguir entre lo realmente necesario y lo superficial, evitando que ordenemos rectamente las pasiones a la voluntad; el clima de nerviosismo que nos lleva a desahogar la tensión a través del exceso en ciertos aspectos; la conciencia laxa, permisiva, o mal formada…, son entre otros, los obstáculos para vivir esta virtud. Pero su cultivo es de fundamental importancia para disfrutar de sus beneficios. ¿Cómo? He aquí algunos consejos prácticos: Esforzarse diariamente por ser mejores; no cediendo a los gustos, deseos o caprichos que pueden dañar nuestra amistad con Dios; siendo dueños de nosotros mismos y congruentes con lo que pensamos, decimos y ha-cemos; no justificándonos ni dando falsos pretextos ante las propias fallas…

La Iglesia siempre preocupada del genuino bienestar de cada persona porque sabe de su origen, dignidad y destino; no ha segado en exhortar a la humanidad la práctica de esta virtud. De ella nos habla en su Catecismo Universal en el N° 810, en el que cita una maravillosa reflexión de S. Agustín.

(Nota: Sus “Interrogantes que nos plantea la fe”, favor hacérnoslos llegar a boji@etapanet.net Con gusto le responderemos)


 
       
SANTA SEDE   CELAM   RIIAL   CEE   PASTORAL JUVENIL
DIRECCIÓN: Simón Bolívar 7-64 y Luis Cordero
TELÉFONOS: (593 7) 2847234 / 2847235 / 2831651
FAX : (593 7) 2844436
Siguenos en Facebook
Siganos en Twitter
Si necesita un sitio web visite www.Cuencanos.com