Iglesia de Cuenca Ecuador :: Arquidiocesis de Cuenca
Siganos en Twitter Siguenos en Facebook
Untitled Document


REFLEXIONES


¿PREDESTINACIÓN O PREDETERMINACIÓN?

P. Bolívar Jiménez Álvarez

Una gran controversia de la teología, que se agudizó con Calvino en el siglo XVI, es la “Predestinación” del que ciertamente habla la Biblia, pero que fue entendido tanto por él como por Lutero de forma equivocada al decirnos en su obra titulada Institución Cristiana que: “algunos están predestinados para el cielo y otros para el infierno al que no escaparán jamás”. El problema radica entonces en cómo conciliar al Dios providente con el Dios misericordia; es decir, cómo entender que Dios que es todo amor y misericordia, dé la existencia a un hombre que Él sabe se condenará.

Imposible comprender el misterio; sin embargo, creo que racionalmente si podemos darnos una cierta explicación. Para ello hemos de precisar los términos “predestinar” y “predeterminar”, comúnmente asumidos como sinónimos pero que tienen una sutil diferencia. En la PREDESTINACIÓN queda a salvo la libertad humana; yo puedo predestinar un paseo totalmente pagado a todos mis alumnos, pero dependerá de ellos ir o no. En la PREDETERMINACIÓN simplemente no hay libertad, todo queda en manos del que determina. Dios, en cuanto a la vida eterna no crea a nadie para el infierno, pues absolutamente todos estamos predestinados al cielo, si alguien se pierde es por su propia decisión. Para las otras criaturas: minerales, vegetales y animales sí hay predeterminación, todas ellas están sujetas a leyes naturales que el Creador las respeta. Respecto a las llamadas “predeterminaciones temporales” Dios las puede hacer y lo ha hecho cuando quiere por pura gracia y sin hacer discriminación a nadie, esto también se comprende.

En síntesis y con las salvedades arriba explicadas podemos decir que, para el hombre creado a imagen y semejanza de Dios no hay predeterminación, sí predestinación ya que queda a salvo su libertad; mientras que para el resto de criaturas la predeterminación es la ley fundamental, pues ellas carecen de libertad y su accionar se debe a leyes naturales. En cuanto al interrogante que podría seguir inquietándonos: “Si Dios —un Ser, por esencia, amor y misericordia—, sabe de antemano quiénes van a condenarse ¿por qué los crea?”, la respuesta estriba sencillamente en que Dios respeta como nadie los derechos humanos, sobre todo su libre albedrío.

 
       
SANTA SEDE   CELAM   RIIAL   CEE   PASTORAL JUVENIL
DIRECCIÓN: Simón Bolívar 7-64 y Luis Cordero
TELÉFONOS: (593 7) 2847234 / 2847235 / 2831651
FAX : (593 7) 2844436
Siguenos en Facebook
Siganos en Twitter
Si necesita un sitio web visite www.Cuencanos.com